¡LA FELICIDAD!

¿Cuáles Son Las Claves Para Una Vida Rebosante de Felicidad?

¿Se Puede Medir La Felicidad?

Si realizáramos una encuesta haciendo la pregunta: ¿Qué es lo que usted busca en la vida? La mayoría de las personas van a responder: “La Felicidad”… Todo el mundo quiere ser feliz. Durante muchos años han sido estudiadas la depresión y las enfermedades mentales y en la actualidad la ciencia moderna a comenzado a fijarse en los mecanismos de la Felicidad.

Surge entonces la pregunta: ¿Cuáles son las claves de una vida, no sólo libre de enfermedades, sino también rebosante de una sincera y profunda felicidad?

El Dr. Ed Diener – Profesor de psicología en la Universidad de Illinois, comenzó a investigar en 1981 sobre la felicidad. En esa época se enfocaban en medir sólo la depresión y el Dr. Diener se enfocó en medir la felicidad. Después de los 90 las personas comenzaron a sentirse atraídos por el tema.

Hoy en día, lo que se ve y se siente, es asombroso. Hay muchas personas interesadas en saber acerca de la Felicidad, se escriben libros, artículos de revistas y hasta hay un campo científico llamado “Psicología Positiva” que estudia la felicidad. Es una asignatura muy popular en la Harvard.

Haciendo un seguimiento en las variaciones del estado de ánimo a lo largo del tiempo, se ha demostrado que el ser feliz, realmente ayuda a alcanzar metas, tener mejores relaciones sociales, conseguir más dinero, hacer mejor el trabajo. Te van a ver con otros ojos en el trabajo, si eres feliz.

Es muy interesante saber que aproximadamente el 50% de las diferencias entre nuestros niveles de felicidad es dado por los genes. La mayoría de nosotros nacemos con un nivel de felicidad determinado, en el que nos mantenemos la mayor parte de nuestro tiempo y aún cuando nos ocurre algo especialmente bueno o malo tendemos a volver a la carga inicial.

Y otra cifra que me dejó verdaderamente sorprendida en ese estudio fue, que mientras el 50% es genético, nuestras circunstancias como en qué trabajamos o cuánto dinero tenemos, nuestro estatus social, nuestra salud, esas cosas en las que nos dicen que nos centremos, sólo se suponen un 10% de las diferencias en la felicidad.

Muchísimas personas se asombran que la cantidad sea tan pequeña, pero aún se tiene un 40% sin asignar y acá viene lo interesante,  la teoría sugiere que tenemos mucho que influir en cuan felices somos, por que ese 40% restante corresponde a las actividades deliberadas, ya sabes, cosas que podemos hacer habitualmente para ser felices.

Es muy importante si alguien quiere ser feliz, intentar no adaptarse a lo que hace para poder cambiarlo de manera consciente. Podríamos comparar a cuando realizas un paseo diario y decides tomar una ruta distinta, es decir, que no tienes que hacer cosas asombrosas, para algunas personas eso será un gran cambio, para otras será un cambio pequeño pero eso es importante. Es algo así como que: “La variedad es lo que da sabor a la vida”.

 

Sabias que hay un “Neurotrasmisor” del cerebro que se llama Dopamina y es el responsable de las sensaciones de placer y felicidad? Con la edad, más o menos a partir de la adolescencia se van perdiendo tanto neurotrasmisores como neuronas dopaminérgicas, las cuales no se regeneran y si la pérdida es muy severa, se convierte en la enfermedad de Parkinson.

La idea es que salgamos a buscar experiencias que nos hagan liberar dopamina y lo mejor para lograr esto se ha descubierto que es realizar actividad física, así el ejercicio aeróbico  es seguramente uno de los mejores liberadores de dopamina, especialmente si lo haces de manera original.

Me llamó mucho la atención la distinción que hicieron entre dos tipos principales de metas o valores que la gente puede seguir en la vida, y son objetivos extrínsecos y intrínsecos.
Las Metas extrínsecas son aquellas que están enfocadas en algo externo a uno mismo. Centradas en las recompensas, las alabanzas y en conseguir cosas y las 3 metas extrínsecas que fueron estudiadas fueron:
1. Dinero, éxito financiero.
2. Imagen, buen físico, teniendo una apariencia correcta.
3. Estatus o popularidad.
Ahora esas metas las contra-restaron con los objetivos intrínsecos, los cuales son inherentemente satisfactorios en sí mismos, porque tienen que ver con las necesidades psicológicas intrínsecas que tenemos todos y estos son:
  1. El crecimiento personal, tratando de ser lo que realmente soy.
  2. Tener una relación cercana y conectada con amigos y seres queridos.
  3. Un sentimiento de comunidad, que tiene que ver con el sentimiento de querer ayudar a que el mundo sea un lugar mejor.
Metas Intrinsecas

Se llegó a la conclusión, de que las personas que estaban más orientadas hacia el dinero, el estatus y la imagen reportaron estar menos satisfechas con sus vidas. Estaban deprimidas, más ansiosas, encontraron que se sentían menos vitales, con menos energía en su día a día. Por otro lado las personas intrínsecamente orientadas eran mas felices, tenían mas vitalidad menos depresión menos ansiedad.

Y quiero hacer claridad que tener mucho dinero o que una de nuestras metas sea el tener dinero no es malo, ni quiere decir que somos infelices a causa del dinero. La idea se remonta al concepto de la rueda del hedonismo, que dice que ante cualquier nivel de riqueza o bienes materiales que tengas te adaptas a el y siempre quieres más. La adaptación hedónica es uno de los principales enemigos de la felicidad.

Nuestro objetivo principal es lograr buscar un equilibrio entre las metas y los objetivos que busquemos alcanzar. Algo muy importante y lo he vivido en persona es que cuando se trabaja en una comunidad nos damos cuenta de que nuestra vida es bastante buena tal y como es y que tenemos mucho para dar a los demás y ayudar a otras personas.

Creo que hace falta que la gente cambie de enfoque y deje de centrarse en lo que no tiene, para valorar lo que tiene y lo que puede compartir y eso es algo muy poderoso que se sabe por diferentes investigaciones que hace a la gente más feliz. Deberíamos pensar en la felicidad como en una habilidad, que no es diferente de aprender a tocar el violin o aprender a jugar el golf.

La formula de la felicidad no es igual para todos, pero la buena noticia es que las cosas que realmente nos gusta hacer, son los pilares de una vida feliz, jugar, experimentar cosas nuevas, familia y amigos hacer cosas que tienen significado, apreciar lo que tenemos estas son cosas que nos hacen felices y son gratis y en cuanto a la felicidad, cuando más tienes tú, más tiene todo el mundo.

Espero tus comentarios y te envío un abrazo con todo mi cariño,

2 Comentarios

  1. Silvia Almeida

    Me gusto mucho el artículo Lina. Muchas gracias por tomar el tiempo de compartir con nosotros esta dosis importante de información, información de calidad.

  2. Lina Garcia

    Gracias a ti! Por leerme…y me alegro que te haya gustado! 😀

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Shares
Share This